Vivimos tiempos de cambios radicales en los modelos de negocio. Los expertos dicen que vivimos en un mundo VUCA (Volatility, Uncertainty, Complexity, Ambiguity), aunque seguimos resolviendo a diario los problemas con los mismos enfoques del pasado. El resultado son soluciones obvias, lógicas y poco originales.

Einstein decía: “Locura es hacer la misma cosa, una y otra vez, esperando obtener resultados diferentes”. Entonces ¿por qué seguimos haciendo locuras y no nos atrevemos a enfrentarnos a este mundo cambiante con un pensamiento más flexible y más creativo? Nos permitiría resolver los problemas de producción, ventas, logística o RRHH, con soluciones imaginativas deseables, factibles.

La respuesta es que creemos que NO SOMOS CREATIVOS, que la creatividad es cosa de artistas, escritores, músicos, o los “genios” de la publicidad. Además la educación, la sociedad o las empresas han influido negativamente en potenciar la creatividad de las personas. Pero tenemos una buena noticia: al nacer todos traemos en nuestro ADN la mejor herramienta creativa, LA IMAGINACIÓN.

La creatividad, habilidad necesaria

El Word Economic Forum 2018 en su informe Future of Jobs sitúa la creatividad en los primeros puestos, como una de las habilidades más necesarias para estar preparados para el futuro. En Linkedin la creatividad está en el nº1 de las búsquedas más demandadas por las compañías, y no me sorprende porque como dijo Einstein “la creatividad es la inteligencia divirtiéndose y es contagiosa”.

La creatividad, no es solo tener grandes ideas, es una actitud de vida. Ser creativo implica muchas veces ser el “rarito” del grupo, porque lo cuestiona todo y provoca propuestas alocadas. Pero una persona creativa también es la que ve el mundo desde otros puntos de vista, el que colabora y crea en equipo (inteligencia colectiva), el que empatiza con el problema del usuario/cliente, el que se siente cómodo en la incertidumbre de no tener la solución pero tiene la perseverancia para encontrarla. Y sobretodo es el que asume el fracaso como parte del aprendizaje, para mejorar la solución. A un creativo le apasiona ayudar con su talento y a mejorar la vida de las personas. ¡Eureka!

Todos somos creativos

Todos somos creativos pero necesitamos ejercitar el músculo del cerebro, practicar, practicar y practicar para evitar que se oxide por falta de uso. También tenemos que acudir al gimnasio mental para aprender nuevas técnicas creativas poco convencionales (Hibridación, Biomimética, Reversión, Los Cubos Mágicos, Water and Oxigen, Google King …) que usaremos en las sesiones de brainstorming y que nos forzarán a pensar “fuera de la caja”, asociando conceptos o situaciones que no tienen nada en común, pero que nos ayudarán a generar ideas extravagantes. Las personas creativas no se enamoran de las primeras ideas, porque saben que las ideas brillantes siempre se encuentran entre las 300 ideas posteriores.

Aprender a desaprender

En este mundo de cambios impredecibles tenemos que aprender a desaprender, para volver a aprender nuevas metodologías innovadoras, como el Design Thinking, que nos ayuden a potenciar el talento creativo de nuestros equipos para predecir el futuro y ser visionarios de nuevos productos, servicios o experiencias que cubran las necesidades de las personas y aporten valor y diferenciación a las compañías.

¿Cómo lo hacemos? La clave está en favorecer un cambio de mentalidad en la cultura empresarial, que les anime a no seguir haciendo “locuras”, más de lo mismo, para transformarse en compañías innovadoras con un futuro prometedor.

Para finalizar hagamos un pequeño ejercicio creativo. Cierra los ojos y piensa en una silla. Qué tipo de silla has visualizado ¿la típica de madera? Seguro que he acertado, pero no te preocupes, la mayoría de las personas piensan en la misma silla o en alguna del despacho o de su casa. Sin embargo, las personas que han entrenado su mente creativa piensan en una silla de montar a caballo, la silla del astronauta, la silla de la noria o un ladrillo.

Yo digo que “la imaginación se come a la lógica para desayunar y la inteligencia nos elige la solución más idónea para cenar”. ¿Te atreves a formarte para ser más creativo? This is the question!

 

Pep MartíneX
Creativo con más de 25 años de experiencia en publicidad y comunicación visual. Formador y consultor trainer certificado por la Creative Education Foundation en las metodologías innovadoras: Design thinking, Creative Problem Solving y Method Lombard.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies