Metodología agile

En IDD somos conscientes que el principal activo de las organizaciones son las personas que trabajan en ellas, es por eso que utilizamos metodologías ágiles adaptadas a cada perfil o colectivo, basándonos en maneras distintas de trabajar y organizarse con un único fin: Que la empresa funcione mucho mejor y que los equipos estén motivados.

Cada programa se fragmenta en pequeñas piezas donde los verdaderos protagonistas son los participantes, adaptando los objetivos entre el cliente y los consultores de IDD.

Fomentamos el trabajo en equipo, el debate y la discusión grupal con un objetivo concreto: Mejorar los procesos internos para conseguir óptimos resultados.  

Se trata de un modelo de mejora continua donde: se planifica, se co-crea, se comprueba el resultado y se mejora de forma constante.

Objetivos

El objetivo de esta filosofía metodológica se basa en la participación activa y co-creativa, con el fin de generar propuestas de valor que se puedan implementar inmediatamente en el negocio y sean sostenibles en el tiempo.

Las principales ventajas de nuestra metodología:

Mejora la calidad

Minimiza los errores y mejora la experiencia y  la funcionalidad para el cliente.

Mayor compromiso

Mejora la satisfacción del empleado y genera conciencia de equipo.

Rapidez

Acorta los ciclos de producción y minimiza los tiempos de reacción y toma de decisiones.

Aumento de la productividad

Al asignar mejor los recursos, y de forma más dinámica, mejora la producción según las prioridades que tenga la empresa

Habilidades a trabajar con esta metodología

Estrategia

definir la visión, la misión, centrarse en los valores para obtener un plan de acción que nos lleve a la consecución del objetivo

Cambio cultural

afrontar los cambios de visión y de procesos de forma efectiva

Gestión de proyectos

optimizar los procesos y generar efectividad y eficiencia en la implantación de los mismos

Gestión comercial

 Potenciar las ventas presenciales y virtuales trabajando la experiencia de cliente

Confianza

para dar todo el apoyo y delegar adecuadamente

Innovación

para anticiparse y descubrir nuevas oportunidades

Transparencia

para generar confianza y crear relaciones duraderas

Reconocimiento

para desarrollar y acompañar desde el feed back positivo

Empatía

para ponernos en lugar de los demás.

Foco

para definir y centrarse en los objetivos

Motivación

para conseguir mantener el clima adecuado y no ser generadores de desmotivación para conseguir mantener el clima adecuado y no ser generadores de desmotivación

Compromiso

necesario para sentir la empresa como propia

Resilencia

para afrontar las dificultades que surgen durante el proceso

Agilidad

para tomar decisiones de forma personal

¿Por qué el departamento de personas debe influir y aplicar esta metodología?

1.- Las personas están en el centro de la estrategia.

2.- Los empleados son los que generan valor. Procesos y proyectos más fluidos con visión estratégica, permitiendo una adaptación rápida hacia los cambios que surgen durante su desarrollo.

3.- Se fomenta el trabajo en equipo, generándose un ambiente donde prima la cooperación, el compromiso, el consenso y la orientación al cliente

4.- Escuchar a los empleados porque sus opiniones son importantes

5.- Las decisiones se toman en equipo, desaparecen las jerarquías

6.- Los equipos de trabajo están compuestos de personas motivadas y preparadas que toman decisiones conjuntamente

7.- Se genera el clima adecuado para que los conflictos surjan de forma fluida y se gestionen adecuadamente.

8.- Los proyectos y los procesos internos se optimizan, se consensúan y se ejecutan con mayor celeridad enfocándose a la mejora continua.

9.- Las personas se consideran y se sienten generadores de valor añadido aplicando proyectos transversales y los roles cambian.

10.- Se genera la detección del talento y por tanto facilita de forma ágil el desarrollo y promoción o ubicación idónea de las personas.

¿Tienes dudas? ¡Pregúntanos! Encontramos soluciones a todas las necesidades.